MIGRAR: PÉRDIDA Y OPORTUNIDAD - MDM Psicología Clínica
18108
post-template-default,single,single-post,postid-18108,single-format-standard,bridge-core-1.0.4,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-theme-ver-18.0.9,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.10.0,vc_responsive

MIGRAR: PÉRDIDA Y OPORTUNIDAD

Cuando se migra, se pierde una identidad y se tiene la oportunidad de descubrir otra.

Migrar supone trasladarse a otra región lo suficientemente distinta y lejana, durante un tiempo lo suficientemente largo como para que la estancia allí implique desarrollar una cotidianidad. En nuestros tiempos, se ha convertido en algo frecuente e, incluso, se fomenta como señal de apertura, curiosidad, capacidad para afrontar retos y adaptabilidad. Sin embargo, no siempre se tiene en cuenta que, sin necesidad de que sea una decisión que se tome para aspirar a un futuro mejor o para escapar de una guerra (en cuyo caso todo se agrava y no es al tipo de migración al que me voy a referir en este artículo), migrar supone una situación de crisis que genera cambios emocionales muy profundos.  

Atxotegui (2000) describió 7 duelos presentes en la migración:

  • La familia y los seres queridos
  • La lengua
  • La cultura
  • La tierra
  • El estatus social
  • El contacto con el grupo de pertenencia
  • Los riesgos para la integridad física
Migrar

Todos estos duelos corresponden a aspectos que se dejan atrás o que pueden cambiar en mayor o menor medida. Se ha descrito cómo estas pérdidas hacen que, en los primeros momentos del traslado, las personas se sientan más sensibles, inseguras e incluso inhibidas o desamparadas ante todo lo nuevo que aparece ante ellas. En la medida en que sus recursos personales y sociales les van permitiendo sentir más seguridad, la mente va logrando centrarse en lo actual y no tanto en aquello que se ha dejado atrás. Esto permite sentirse más integrado/a en el nuevo mundo. A veces, se llega a idealizar la nueva cultura. Pero la tarea es ir asimilando la pérdida e integrando lo antiguo y lo nuevo. Este proceso, complejo, no es ordenado ni finito.  

El pasado y el futuro, lo antiguo y lo nuevo, la identidad del lugar de origen y la nueva en construcción son contradicciones que acompañan toda la vida.

En las personas migrantes existe un conflicto que pocas veces se explicita o se reconoce: el deseo de pertenencia vs. el deseo de diferenciación. El vínculo con el Yo del pasado suele mantenerse a través de los objetos físicos, el arte y el folclore, que evidencian la raíces, la biografía previa y hacen presentes a las personas ausentes.

Pero el ámbito que se ve más afectado es el social. No sólo las personas que están alrededor son diferentes a aquellas con quienes se ha crecido, sino que se pierden los roles de hijo/a, amigo/a, profesional, etc., lo que puede llevar a un sentimiento de desarraigo hasta que se creen recuerdos e historias nuevas en el lugar al que uno se ha mudado.

En la terapia con personas que han migrado, se trata de dar espacio a estas identidades, reconociéndolas como distintas y explicitando cuestiones como las siguientes:

  • ¿Qué aspectos de la cultura de la que provienes quieres mantener? ¿Cuáles no?
  • ¿Qué aspectos de la nueva cultura quieres incorporar? ¿Cuáles no?
  • ¿Qué partes de ti has dejado en tu tierra?
  • ¿Qué partes de ti has descubierto en tu nuevo lugar?
  • ¿Qué echas de menos de tu vida en tu país de origen?
  • ¿Qué cosas te alegras de haber dejado atrás?
  • ¿A qué has tenido que renunciar para sentirte integrado en el nuevo lugar?
  • ¿Qué haces cuando las ausencias duelen?
  • ¿Dónde quieres echar raíces?

La migración pone en juego la identidad, la seguridad y el sentido de pertenencia. La paradoja es que migrar deja historias inacabadas pero ofrece narrativas nuevas por descubrir.

Para cualquier consulta, puedes escribirme a través del formulario de contacto de esta misma web.

Bibliografía:

Atxotegui Loizate, J (2000). Los duelos de la migración: una aproximación psicopatológica y psicosocial. Medicina y cultura: Estudios entre la antropología y la medicina, ISBN 84-7290-152-1, págs. 83-100

Boulanger, G. (2004). La mujer de Lot, Cary Grant, y el sueño americano: Psicoanálisis con inmigrantes. Contemporary Psychoanalysis 40: (3) 353- 372

Veronica Csillag (2017) Emmy Grant: Immigration as Repetition of Trauma and as Potential Space, Psychoanalytic Dialogues, 27:4, 454-469, DOI: 10.1080/10481885.2017.1328191


Otros artículos que pueden interesarte:




CONTACTA CONMIGO