¿EN QUÉ CONSISTE SER ASERTIVO? - MDM Psicología Clínica
17749
post-template-default,single,single-post,postid-17749,single-format-standard,bridge-core-1.0.4,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-theme-ver-18.0.9,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,wpb-js-composer js-comp-ver-6.7.0,vc_responsive

¿EN QUÉ CONSISTE SER ASERTIVO?

Ser asertivo consiste en no perderse a uno mismo para mantener los vínculos. Es el término medio entre dos extremos: la agresividad y la pasividad.

Ser asertivo/a es una habilidad básica para relacionarnos de forma eficaz. Tiene que ver con el autoconcepto, la autoestima y los límites. Consiste en aceptar nuestro propio valor, gustos, deseos y necesidades y transmitírselas a los demás. Es una forma saludable de darnos a conocer, de decirle a los demás por dónde sí y por dónde no, de cuidar nuestra intimidad y espacio personal. Para conocer los derechos que las personas asertivas tienen integrados y defienden, te invito a leer mi artículo Derechos asertivos: Conócelos.

Podemos diferenciar cuatro estilos de comunicación interpersonal: asertiva, agresiva, pasiva y pasivo-agresiva.

  • El estilo de comunicación agresivo es cortante, señala a los demás y los desacredita. Con esta forma de comunicación es posible que consigamos lo que queremos, pero también es probable que los demás se sientan ofendidos y que, antes o después, las relaciones se acaben dañando. Este tipo de comunicación se denomina agresivo, porque suele ir acompañado de voz alta, gestos exagerados y/o tensión muscular. Un ejemplo de este tipo de comunicación podría ser: “Ni de broma te dejo mi vestido para la fiesta. Siempre estás igual, eres una aprovechada”. 
  • El estilo de comunicación pasivo es opuesto al agresivo. Es un tipo de comunicación en el que no se logra expresar realmente lo que se quiere decir. Si bien los demás no se sienten ofendidos y se evita el conflicto, la persona que se comunica de esta manera puede llegar a sentirse muy mal consigo misma. Además, los demás nunca llegan a conocerla del todo y puede que incluso tampoco la respeten. La forma en que se expresa es insegura, llena de dudas y con poca firmeza, dando más validez a la opinión de los demás y siendo extremadamente cuidadosa. Por ejemplo: “Eh, bueno, sí, claro, te dejo mis zapatos nuevos, no es tan importante que no los haya estrenado aún, ya me los pondré, no te preocupes”.
  • El estilo de comunicación pasivo-agresivo es aquel que no es hostil abiertamente, pero sí de forma encubierta. Ocurre en aquellas situaciones en las que no decimos claramente lo que queremos, pero usamos indirectas o nuestra conducta contradice nuestras palabras. Por ejemplo, decir “te dejo mi abrigo para tu fiesta” pero darlo tan tarde que la persona casi no llegue al evento, o entregarlo manchado “sin habernos dado cuenta”.

A continuación, te hago algunas recomendaciones para comunicarte de forma asertiva:

  • Date tiempo antes de hablar, si notas que tus emociones son muy intensas.
  • Empieza la conversación cuando sientas que puedes sostenerla. Busca un momento y un lugar adecuados para ti y para la otra persona.
  • Habla en primera persona. Empieza tus frases por: “Yo siento que…”, “para mí…”.
  • Céntrate en cómo te has sentido y no en lo que ha hecho la otra persona. Por ejemplo: “Me enfado mucho cuando…”, “estoy triste desde que…”.
  • Sé concreto/a y no generalices. Aunque una situación se haya repetido, trata de responder proporcionalmente a la situación más actual, sin hacer referencia a situaciones pasadas que no se resolvieron en su momento.
  • Da siempre una alternativa o propón soluciones: “Preferiría si…”, “¿qué te parece si…?”.
  • Valida a la otra persona: “Entiendo que tú…”.
  • Cuida tu lenguaje no verbal: mira a los ojos, habla despacio y con voz firme pero amable.

La asertividad se puede aprender y desarrollar, como cualquier habilidad. No sólo consiste en seguir pautas o recomendaciones (aunque éstas son de ayuda), sino que cada uno vamos desarrollando nuestro propio estilo con la práctica. Cuando uno empieza a ser asertivo, puedo ocurrir que oscile entre los extremos de agresividad y pasividad hasta que encuentre el equilibrio. La asertividad tiene su base en saberse merecedor y valioso y consiste en mostrarse de esa forma ante los demás. Puede que algunas personas no reaccionen como nos gustaría, pero la asertividad se trata más de defender nuestros derechos que de cambiar al otro.

Si tienes una consulta, puedes escribirme a través del formulario de contacto de esta web.


Otros artículos que pueden interesarte:




Call Now ButtonCONTACTA CONMIGO