ESTRATEGIAS DE AFRONTAMIENTO - MDM PSICOLOGÍA
17132
post-template-default,single,single-post,postid-17132,single-format-standard,bridge-core-1.0.4,cookies-not-set,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-theme-ver-18.0.9,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,wpb-js-composer js-comp-ver-6.2.0,vc_responsive

ESTRATEGIAS DE AFRONTAMIENTO: DEFINICIÓN Y CLASIFICACIÓN

LAS ESTRATEGIAS DE AFRONTAMIENTO INFLUYEN EN CÓMO REGULAMOS NUESTRAS EMOCIONES Y, POR TANTO, EN NUESTRO BIENESTAR PSICOLÓGICO.

Cada uno de nosotros tenemos un estilo de afrontamiento, en función de nuestra personalidad, nuestros recursos individuales y sociales, y nuestras experiencias vitales. Este estilo nos predispone a afrontar los problemas con un determinado tipo de estrategia.

Las estrategias de afrontamiento son los esfuerzos cognitivos y conductuales concretos que hacemos para manejar, reducir, minimizar, dominar o tolerar las situaciones externas o internas que nos causan estrés. Por ello, se consideran aspectos básicos en la regulación de emociones e influyen en nuestro bienestar psicológico.

PODEMOS DISTINGUIR DOS TIPOS DE ESTRATEGIAS DE AFRONTAMIENTO: CENTRADAS EN EL PROBLEMA O CENTRADAS EN LA EMOCIÓN.

Tipos de estrategias de afrontamiento.

En términos generales, se suele diferenciar entre las estrategias de afrontamiento centradas en el problema o centradas en la emoción. Las estrategias orientadas al problema se basan en intentar resolver las dificultades de manera lógica, buscando soluciones alternativas y elaborando planes de actuación. Por su parte, las estrategias orientadas a la emoción se centran en las respuestas emocionales ante una situación, en la evitación, la preocupación o, incluso, en la superstición.

También se pueden encontrar divisiones basadas en si las estrategias son activas vs. pasivas, cognitivas vs. conductuales, de aproximación vs. de evitación.

Los expertos han desarrollado múltiples listados, sin que haya un consenso sobre el número de estrategias concretas y diferenciadas que podemos poner en marcha ante los estresores. En este artículo, rescato la clasificación de Frydenberg, centrada en el afrontamiento de los adolescentes (pero que considero que puede aplicarse a personas de todas las edades).

La autora agrupa 18 estrategias de afrontamiento en tres estilos: resolver el problema, referencia a otros y afrontamiento no productivo.

Resolver el problema

  • Concentrarse en resolver el problema: analizar las opciones, perspectivas y alternativas de forma sistemática.
  • Esforzarse y tener éxito: actuar con compromiso, ambición y dedicación para resolver la situación.
  • Invertir en amigos íntimos: buscar e implicarse en relaciones personales que supongan algún grado de intimidad.
  • Buscar pertenencia: interesarse por las relaciones sociales en general.
  • Fijarse en lo positivo: tratar de ver el lado bueno de lo que está ocurriendo.
  • Buscar distracciones relajantes: realizar actividades de ocio que permitan desconectar del problema.
  • Distracción física: hacer deporte como forma de distraerse.

Referencia a otros

  • Buscar apoyo social: compartir el problema con otras personas y apoyarse en ellos.
  • Acción social: realizar acciones que fomenten que los demás conozcan el problema y se impliquen activamente en él, prestando su ayuda.
  • Buscar apoyo espiritual: acudir a la oración y la religión.
  • Buscar ayuda profesional: solicitar la opinión y/o tratamiento por parte de un profesional.

Afrontamiento no productivo

  • Preocuparse: revisar cognitivamente el problema y las consecuencias futuras del mismo.
  • Hacerse ilusiones: tener esperanza en que todo se solucionará y tendrá un final feliz.
  • Falta de afrontamiento: evitar o no ser capaz de exponerse a la situación estresante.
  • Ignorar el problema: realizar un esfuerzo consciente por ignorar el problema o no hacerse cargo de él.
  • Reducción de la tensión: intentar relajarse, ya sea a través de actividades saludables (como realizar técnicas de relajación) o perjudiciales para la salud (por ej. consumir sustancias).
  • Reservarlo para sí: guardar los problemas y preocupaciones para uno mismo, sin querer que los demás se enteren de ellos.
  • Autoinculparse: considerarse responsable de todos los problemas que surgen.  
La efectividad de las estrategias de afrontamiento depende del contexto.

Suelen considerarse más adaptativas todas aquellas estrategias que suponen un afrontamiento activo de los estresores. Sin embargo, existen situaciones en las cuales el margen de actuación sobre el problema en sí y la controlabilidad del mismo son limitados (por ejemplo, en el caso del curso de algunas enfermedades físicas o en el dolor crónico). En esos casos, puede que las estrategias orientadas a la emoción nos resulten más eficaces a la hora de reducir nuestro malestar o, al menos, contribuyan de forma importante.

Todas las estrategias de afrontamiento (siempre que no sean perjudiciales para nuestra salud) pueden tener su utilidad y función dentro de los diferentes momentos por los que pasamos en el proceso de adaptación a un estresor. Además, no a todos nos sirven las mismas. Cada uno de nosotros tendremos que ir descubriendo cuáles son las estrategias que más nos ayudan en cada situación. Y cuanto mayor sea el repertorio de estrategias que conocemos y podemos poner en marcha, mayor probabilidad tendremos de afrontar las dificultades con éxito.

Si quieres profundizar más en este tema, te invito a leer mi artículo Cómo generar afecto positivo en situaciones de estrés crónico, publicado en el portal Psicología y Mente.

Si tienes una consulta, puedes escribirme a través del formulario de contacto de esta web.

Bibliografía:

Folkman, S., & Moskowitz, J. T. (2000). Positive Affect and the Other Side of Coping. American Psychologist, 55(6), 647-654. https://doi.org/10.1037//0003-066X.55.6.647

Litt, M. D., & Tennen, H. (2015). What are the most effective coping strategies for managing chronic pain? Pain Management, 5(6), 403-406. https://doi.org/10.2217/pmt.15.45

Solís Manrique, C., & Vidal Miranda, A. (2006). Estilos y estrategias de afrontamiento en adolescentes . Revista de Psiquiatría y Salud Mental Hermilio Valdizan, VII(1), 33-39. Recuperado de http://www.mdp.edu.ar/cssalud/deptoterapia/archivos/Psicologia_General_SEMINARIO/ESTILOS_Y_ESTRATEGIAS_DE_AFRONTAMIENTO_en_adolescencia.pdf


Otros artículos que pueden interesarte:




Call Now ButtonCONTACTA CONMIGO