CARTAS: EL PODER DE LA PALABRA ESCRITA
17087
post-template-default,single,single-post,postid-17087,single-format-standard,bridge-core-1.0.4,cookies-not-set,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-theme-ver-18.0.9,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,wpb-js-composer js-comp-ver-6.4.0,vc_responsive

CARTAS: EL PODER DE LA PALABRA ESCRITA

Escribir cartas es una herramienta muy utilizada en terapia, con múltiples beneficios.

Las cartas forman parte de nuestra vida relacional. Si bien la forma de redactarlas y enviarlas ha ido cambiando con el avance de la tecnología, la comunicación escrita sigue teniendo un lugar privilegiado y poderoso en nuestras relaciones.

La escritura nos permite poner palabras a nuestras emociones y sentimientos, y ordenar nuestras ideas y pensamientos.  

Existen muchas formas de escribir: podemos hacerlo como forma de desahogarnos, podemos completar un diario y también podemos escribir cartas. Las funciones de cada tipo de escritura son diferentes.

Escribir una carta supone elegir quién va a ser el destinatario y qué mensaje queremos transmitirle. Es algo más que dejar que nuestros sentimientos y pensamientos fluyan e ir registrándolos. Nos obliga a colocarnos en una posición subjetiva en la que nos escuchamos a nosotros mismos pero, simultáneamente, tenemos en cuenta al otro.  Supone ir eligiendo qué queremos decir y qué no, qué compartimos y qué guardamos para nuestra intimidad. Esto es así incluso cuando sabemos que esa carta no va a ser enviada y que el destinatario nunca la leerá, que ni siquiera sabrá que existe.

Es una forma de conexión interpersonal profunda que trasciende el tiempo y el espacio. Supone expresar aquello que nunca dijimos en persona, resolver aquello que quedó pendiente o dejar constancia de aquello que no queremos que se olvide.

Podemos escribir cartas a personas que ya no están en nuestra vida, bien porque han fallecido, o bien porque la relación se enfrió o se rompió del todo. También, a personas que sí están en nuestro día a día, sosteniéndonos, ayudándonos y compartiendo su tiempo con nosotros. Incluso, podemos dirigir las cartas a nosotros mismos.

Las cartas pueden ser de agradecimiento, de amor, de despedida, de arrepentimiento… Y, según las vamos escribiendo, vamos validando la realidad de nuestras experiencias. La comunicación escrita tiene la ventaja de que nos permite ir editando nuestra narrativa hasta encontrar aquella que nos encaja y nos ayuda a seguir hacia adelante.

Existen estudios que afirman que escribir cartas de agradecimiento aumenta la sensación de bienestar. También existen corrientes terapéuticas que utilizan las cartas como herramientas de intervención. Yo misma las he usado con algunos pacientes. En algunos casos, les he pedido que escribieran una carta a alguien importante en sus vidas. Otras veces, he sido yo quien les he escrito una carta a ellos para que no olvidasen sus recursos personales y los avances realizados en la terapia.  

Y, tú, ¿hay alguien a quien querrías escribir una carta?

Si tienes alguna consulta, puedes escribirme a través del formulario de contacto de esta misma web.

Bibliografía:

Perel, E. (s. f.). Value of Letter Writing. Recuperado 12 de abril de 2020, de https://estherperel.com/blog/value-of-letter-writing

Toepfer, S., & Walker, K. (2009). Letters of Gratitude: Improving Well-Being through Expressive Writing. Journal of Writing Research, 1(3), 181-198. https://doi.org/10.17239/jowr-2009.01.03.1

White, M., Epson, D. (1993). Medios narrativos para fines terapéuticos. Barcelona: Paidós


Otros artículos que pueden interesarte:




Call Now ButtonCONTACTA CONMIGO