Hábitos para sentirte bien - Blog MDM Psicología Clínica
16389
post-template-default,single,single-post,postid-16389,single-format-standard,bridge-core-1.0.4,cookies-not-set,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-theme-ver-18.0.9,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,wpb-js-composer js-comp-ver-6.4.1,vc_responsive

SEIS HÁBITOS PARA SENTIRTE BIEN

Te propongo seis hábitos para sentirte bien. Si has intentado diversas técnicas y actividades y nada te ha funcionado, quizá es que no has encontrado aún aquello que conecta contigo.

Estamos en una época en la que cada día surgen nuevas corrientes culturales que abogan por una vida sana, saludable y que nos haga lograr el tan ansiado bienestar. Todas ellas tienen su base y razón de ser y pueden resultar muy satisfactorias. Pero, muchas veces, me he encontrado con personas que las desechaban al no encontrar en ellas los beneficios que esperaban, ¿Cómo es posible que algo que para unos es tan beneficioso, para otros no lo sea? Una de las posibles respuestas a esto es que necesitamos encontrar una coherencia entre nuestro estilo de vida y nuestros valores. Y, en términos generales, en esto no hay “buenos” ni “malos”, Se trata de encontrar TU manera de vivir. Teniendo en cuenta esto, te propongo seis hábitos para sentirte bien.

Teniendo en cuenta que cada persona es única y diferente, te propongo seis hábitos que pueden servirte de inspiración para encontrar tu propia forma de sentirte bien.

1. Vive en el presente.

¿Cuántas veces has caminado por tu calle sin fijarte en los edificios? ¿Desayunas de pie en la cocina mientras revisas tus emails? ¿A veces te encuentras mal pero no sabes si estás enfadado/a, triste, cansado/a o todo junto? Si has respondido sí a alguna de estas preguntas, quizás estás más pendiente de otras cosas que de ti mismo/a. Por supuesto que la multitarea y la automatización son de gran ayuda en muchas ocasiones (imagínate conducir sin haber automatizado ciertos movimientos), pero si estás todo el día en este estado, puedes llegar a desconectarte de ti mismo/a.

Para conectarte contigo, con tus necesidades y deseos, existen muchas formas: quizá el yoga o la meditación formal te ayuden a encontrar un hueco diario (o semanal) para estar contigo mismo/a; o quizá correr o realizar algún deporte aeróbico te ayuda a liberar tensiones y desconectar de las preocupaciones. A lo mejor, en tu caso, es escribir lo que te ayuda a aclarar ideas. O, por el contrario, realizar manualidades hace que durante un rato estés concentrado y disfrutando de hacer una única cosa.

Hay múltiples actividades que nos ayudan a centrar nuestra atención en el momento presente y estar más conectados con nuestro cuerpo y nuestra mente.

Seis hábitos para sentirte bien.

2. Descubre cuánto necesitas descansar, relacionarte y tener hobbies.

Las obligaciones y responsabilidades vienen solas, pero podemos tener más dificultades para hacernos cargo de nuestro descanso, nuestras relaciones y nuestro ocio. Y es que muchas veces podemos sentir que somos egoístas o estamos perdiendo el tiempo si lo invertimos en tareas que no son productivas. Sin embargo, el descanso, las relaciones sociales y el ocio han demostrado ser necesarias para lograr el bienestar y para poder rendir mejor en el trabajo (puedes leer este artículo para mas información). Bien es cierto que las necesidades de cada uno pueden ser distintas: hay personas que necesitan dormir 10 horas al día y, otras, con cinco tienen suficiente. Hay personas que necesitan tener muchos amigos, y otras que prefieren tener pocos pero muy íntimos. También hay personas muy orientadas al logro, que disfrutan trabajando y no les supone ningún estrés dedicar todo su tiempo al ámbito académico o laboral. Lo importante es saber cuánto necesitamos de cada uno de estos aspectos en nuestra vida y, en función de las posibilidades, respetarlo.

3. Cuida aquello que es importante para ti y encuentra tu orden.

En linea con lo anterior, el objetivo de descubrir nuestras necesidades implica entenderlas como valores y hacernos cargo de reorganizarlas en términos de prioridades. Cuando, por ejemplo, las amistades son importantes para nosotros pero no sacamos tiempo para cuidarlas y fomentarlas, no lograremos terminar de encontrarnos bien y satisfechos/as con nuestra vida. Lo mismo ocurre con cualquier otro ámbito de nuestra vida: pareja, familia, trabajo, etc. Para saber más sobre los valores puedes leer el artículo Cómo saber cuáles son tus valores.

Esto también puede aplicarse a aspectos concretos. Cuando no tenemos claras nuestras ideas, muchas veces poner orden en “el exterior” nos ayuda a poner orden en “el interior”. De ahí, el éxito de corrientes que se basan en el minimalismo y en reducir al máximo nuestros bienes materiales.

4. Sé espontáneo/a.

Ojo, esto no significa ser expansivo, significa ser TÚ. Si eres una persona introvertida, quizá salir de fiesta todos los fines de semana no te haga sentir bien. O, si eres una persona muy activa, quizá te sientas mejor apuntándote a un equipo de baloncesto que yendo a un retiro para meditar. Lo importante es que seas coherente con tu forma de ser. Cuanto más espontáneo seas, más conectado estarás contigo mismo/a y mayor probabilidades hay de que encuentres formas creativas de afrontar el día a día.

5. Sigue las recomendaciones de los expertos.

Si te decides a intentar realizar alguna actividad, dieta o ejercicio, busca profesionales cualificados que adapten las recomendaciones a tu caso concreto y que tengan la formación adecuada. Recuerda que no todo sirve para todos (aunque haya cosas que se puedan generalizar) y que en temas de salud no es recomendable dejarse llevar por las modas.

6. Cuestiónate de vez en cuando.

No es factible ni viable estar continuamente reflexionando sobre nuestros valores, pero para no perder el rumbo puede ayudarte cuestionarte y revisarlos de vez en cuando 😉

Si tienes cualquier consulta, puedes ponerte en contacto conmigo a través del formulario de contacto de esta misma web.


Otros artículos que pueden interesarte:




Call Now ButtonCONTACTA CONMIGO