DERECHOS ASERTIVOS: CONÓCELOS - MDM Psicología Clínica
16025
post-template-default,single,single-post,postid-16025,single-format-standard,bridge-core-1.0.4,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-theme-ver-18.0.9,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,wpb-js-composer js-comp-ver-6.7.0,vc_responsive

DERECHOS ASERTIVOS: CONÓCELOS

CONOCER, DEFENDER Y RESPETAR LOS DERECHOS ASERTIVOS NOS PERMITE RELACIONARNOS DE FORMA EFECTIVA.

La palabra “asertividad” viene del latín “asserere” o “assertum”, que significa “afirmar” o “defender”. Existen diferentes definiciones de asertividad, en función de si se pone el foco de estudio en la parte conductual, cognitiva o de realización personal. Algunos expertos consideran que la asertividad es una característica de la personalidad. Otros creen que se trata de una habilidad social. También hay autores que la equiparan con la autoestima.  En todo caso, la mayoría de definiciones hacen referencia a la aceptación, valoración y confianza en uno mismo.

La asertividad se relaciona con la autoestima y las relaciones sociales satisfactorias al suponer el reconocimiento y defensa de los derechos propios y ajenos.

Las personas asertivas asumen una serie de derechos tanto para ellos mismos como para los demás y los defienden de forma respetuosa y educada, buscando la manera y el momento más adecuado para verbalizarlos.

Las personas que se comunican de forma asertiva reconocen el derecho a:

  • Sentirse bien consigo mismos sin sentirse egoístas.
  • Decir no sin sentirse culpables.
  • Tomar el tiempo que necesitan para pensar.
  • Cometer errores y tomar decisiones ilógicas.
  • Cambiar de opinión.
  • No poner excusas ni justificar la propia conducta.
  • Decidir cuál es su responsabilidad en la solución de los problemas de los demás.
  • Esforzarse en las actividades que consideran más importantes, sin tener la obligación de dar el máximo a nivel físico y mental en absolutamente todo lo que hacen.
  • Buscar información y preguntar sus dudas, especialmente cuando tienen que tomar una decisión importante.
  • Decir “no lo sé”, “no lo entiendo” o “no me importa”.

La asertividad supone tener la habilidad de:

  • Hablar abiertamente de los propios deseos, sentimientos, creencias y necesidades.
  • Expresar la propia opinión aunque sea diferente de la de los demás.
  • Hablar desde uno mismo, usando frases que comienzan por “yo…”.
  • Aceptar tanto críticas constructivas como halagos.
  • Actuar de forma espontánea y genuina.
  • Empezar, mantener y terminar conversaciones.
  • Tomar la iniciativa para resolver los problemas.
  • Resistir la presión grupal.
  • Poner límites.

En función de expuesto, podríamos concluir que la asertividad es la capacidad de reconocer los propios derechos y los de los demás, y la habilidad de defenderlos a través de una comunicación verbal respetuosa, oportuna y eficaz. En este sentido, las personas asertivas se sienten más satisfechas consigo mismas y con mayor confianza en su capacidad para hacer frente a las circunstancias que vayan apareciendo en su vida. Cuando existen dificultades para comunicarse de forma asertiva, los psicólogos pueden ayudar a desarrollar esta habilidad.

Si tienes cualquier consulta, puedes ponerte en contacto conmigo a través del formulario de contacto de esta misma web.

Bibliografía:

Peneva, I., & Mavrodiev, S. (2013). A Historical Approach to Assertiveness. Psychological Thought6(1), 3–26. https://doi.org/10.5964/psyct.v6i1.14

Gaeta González, Laura, Galvanovskis Kasparane, Agris, ASERTIVIDAD: UN ANÁLISIS TEÓRICO-EMPÍRICO. Enseñanza e Investigación en Psicología [en linea] 2009, 14 (Julio-Diciembre) : [Fecha de consulta: 9 de julio de 2019] Disponible en:<http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=29211992013> ISSN 0185-1594 


Otros artículos que pueden interesarte:




Call Now ButtonCONTACTA CONMIGO